• +34 936.333.939 - +34 636.966.110
  • Facebook
  • Facebook

Noticias

El invierno es la época en la que las plantas de interior necesitan más cuidados que en verano pues las condiciones de nuestro hogar y algunas de las acciones que realizamos, no son muy beneficiosas para ellas.

Para que la calefacción no sea el principal enemigo de nuestras plantas, lo ideal es mantener siempre una temperatura media de 21 grados, (como recordábamos en nuestros consejos ante el frío) y colocar las plantas lejos de la calefacción pues el contacto directo puede ser muy dañina para ellas.

Una solución es colocar recipientes con agua para favorecer que el ambiente esté lo suficientemente humedecido y la calefacción no lo reseque en exceso.

En invierno las plantas necesitan menos agua pues el sol es más débil y consiguen retener más líquido. Por este motivo basta con que la tierra esté húmeda durante esta época del año para mantenerlas porque si se riega demasiado, el exceso de agua podría llegar a congelarse y ser muy perjudicial.

También deberíamos pulverizar con agua las hojas de las plantas una vez al día e incluso pasarles un trapo para mantenerlas libres de polvo y colocarlas cerca de las ventanas para que reciban la máxima luz solar posible.

¿Y las plantas de exterior?

Las debemos colocar cerca de alguna pared para resguardarlas de las inclemencias meteorológicas, incluso en algún caso, lo ideal sería cubrirlas con una tela que permita su respiración, si son plantas frágiles.

Otro frío distinto al ambiental que afecta mucho a las plantas es el del suelo, que está mucho más frío que el resto del año. Para proteger nuestras plantas podemos colocar una baldosa o una madera para evitar su contacto directo.

El gran olvidado

Cesped

El césped suele ser el gran olvidado, pues es en otoño cuando ya deberíamos pensar en realizar algunas acciones para protegerlo del frío, como aplicar un abono de liberación lenta.

No obstante, podemos realizar algunas tareas de mantenimiento que serán de gran ayuda para su perfecta conservación. Quitar las hojas secas que le caen encima y que con el frío y la humedad se descomponen, es una de ellas. ¿Porqué? Pues porque no suponen un abono natural debido a las frías temperaturas, que hacen que se pudran y que favorezcan que nuestro césped tenga hongos.

No cabe decir que si tenemos que regar el césped lo hagamos a mediodía para aprovechar las más altas temperaturas del día. De hecho, no sería necesario regar durante el invierno porque entre las lluvias que hay y el rocío de la noche, el césped está lo suficientemente húmedo.

 

En Luna Llar Gestión Inmobiliaria nos preocupamos de todos los aspectos relacionados con tu hogar. Y el jardín es uno de los espacios de nuestro hogar en los que nos gusta pasar muchos ratos.

¿Buscas una propiedad de lujo en Barcelona, Gavà o Castelldefels? Somos expertos en compra y venta de inmuebles exclusivos. Te asesoraremos y nos haremos cargo de todo para que no tengas que preocuparte de nada.

Si te ha gustado este artículo, síguenos en las redes sociales y entérate de las últimas noticias sobre nuestra empresa y el mercado inmobiliario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Translate »